Los diarios secretos de Sigmundo

Hoy terminé de leer los diarios secretos de Sigmundo; un libro de casi 700 páginas que se me pasó volando. También es el primer libro del autor que no leo en papel.

Debo confesar algo. Tenía miedo de leerlo. Por el título, pensaba que iba a ser terriblemente oscuro, obscenamente explícito y redundante hasta el hartazgo. Me equivoqué. Es menos terrible que los libros que continúan la saga. Más allá de los pasajes que pueden espantar a un Ned Flanders como yo (si no está prevenido), el libro contiene mucha literatura. Más, me atrevo a decir, que en los libros que antecede (que también continúan el formato de diario secreto). Es más… ¡los diarios secretos son un manual de escritura!

A lo largo de sus páginas, el relator (además de sus historias entre bragas) va contando sus penurias y su lucha por convertirse en escritor. Se cae y se levanta mil veces. Y en sus intentos, se ve el surgir de una voz propia, de un estilo. Tan atractivo y adictivo que tienta imitarlo.

Leyendo para evitar pensar que estoy sobre toneladas de metal a miles de metros de altura

Leyendo para evitar pensar que estoy sobre toneladas de metal a miles de metros de altura

Publicado en Cosas que leo | Etiquetado | 2 comentarios

Fotos de Cuba: Buscando un libro de análisis matemático en la biblioteca de la Universidad de La Habana

IMG_0318 IMG_0319 IMG_0320

Publicado en Fotos | Deja un comentario

Los alucinantes viajes en el tiempo de los EE.UU.

Los alucinantes viajes de los EE.UU.En el número 14 de la revista Orsai, leí un cuento buenísimo. Se titulaba “La gran estafa” y el título fue lo único que no me gustó (muy quemado, pensé). La historia era brillante y luego de leerla de un tirón, busqué al autor.

No recordaba haber leído nada suyo, aunque sí lo había hecho; en el número 1 de la misma revista.

Rafael Fernández es un escritor español que tiene su hogar en una playa recóndita y vive de la venta de sus libros en Internet.

Cuando le escribí para felicitarlo por el relato, me pidió que le mande fotografías de las páginas en la revista, ya que no la había recibido aún.

El cuento en cuestión, más un capítulo nuevo, forman la primera parte del libro. No quiero adelantar nada de la trama, pero basta decir que será una delicia para los fans de Elvis, The Beatles o Mickel Jackson. Hay un detalle que, cuando lo leí por primera vez, me pareció genial. En el libro en papel pasa en la página 50. En ese momento el lector (al menos es lo que me pasó a mi) ata dos cabos y tiene una epifanía.

La segunda parte la leí en los avances de una revista que el autor va a publicar en algún momento. Al igual que me pasó con la primera, no pude hacer nada más hasta que terminé de leerla. Es una película de acción y viajes en el tiempo hecha de palabras que cuando tocan tu cerebro se convierten en imágenes y sonidos. Lo único que no me gustó fue el destino de mi personaje preferido.

IMG_0359 IMG_0360

Conclusión: un autor valiente reescribe la historia de los Estados Unidos como una ficción de viajes en el tiempo y te entretiene desde el principio hasta el final.

Advertencia: su lectura requiere una mente abierta, pero mucho menos que el resto de su escandalizadora obra.

El libro está agotado en papel, pero pueden comprarlo para Kindle.

Publicado en Cosas que leo | Etiquetado | 1 comentario

El primer romántico (un cuento por el día de la mujer)

En una aldea al lado de un río, hace cientos de miles de años, vivía
Urgh. Le habían puesto ese nombre porque ese había sido el ruido que hizo
su madre cuando Urgh salió de entre sus piernas. El idioma era sencillo
por esos días. Por ejemplo, «dolor» se decía «arrgh» porque ese era
el quejido que alguien había hecho cuando se le cayó una piedra en el pie.

Así como el idioma era sencillo, las relaciones entre humanos también
lo eran. De chico Urgh había visto cómo trataba su papá a su mamá y
en la adolescencia intentó hacer lo mismo. A pesar del hecho de que sus
compañeros lo practicaban regularmente y comentaban las satisfacciones
obtenidas, a Urgh le hacía un poco de ruido eso de elegir una hembra del
montón, pegarle un garrotazo en la cabeza, arrastrarla de los pelos hasta
el interior de su cueva y en la oscuridad poseerla.

Lo había intentado un par de veces, pero el resultado nunca había sido
como lo esperaba. Una vez golpeó muy despacio y la hembra se despertó
mientras era arrastrada, lo mordió y huyó corriendo. Otra vez golpeó muy
duro y la hembra no se despertó más. Tenía que haber una técnica mejor.

Urgh estaba cavilando estas ideas, sentado, con un pie en el río, cuando
Eigh se le acercó y empezó a beber agua. La miró un buen rato hasta que
se animó a hacer la pregunta que tenía en su cabeza desde hacía tiempo.

—Eigh, ¿a ustedes les gusta que les peguemos en la cabeza?

Eigh lo miró atónita, como si hubiese dicho una blasfemia, pero luego se
inclinó para un costado, como si estuviera pensando y le contestó.

—No, la verdad que no. Por lo menos a mí no. Creo que a mi mamá y a mis
hermanas tampoco.

—¿Y qué te gusta, Eigh?

—No se… las flores. Las de color lila.

Urgh se fue corriendo y en menos de un minuto regresó con un racimo de
flores lilas mezcladas con un poco de pasto y tierra que había arrancado. Le
extendió el brazo a Eigh y se las dio.

—Tomá, para vos.

Eigh desconfió un poco, pero luego las tomó. Se las acercó a la nariz
y las olfateó. Se sonrió y un color rojo le brotó de las pálidas
mejillas. Miró a Urgh y volvió a sonreír. En ese momento Eigh sintió
un incontenible deseo de saltar encima de Urgh. Pero no lo hizo.

—Bastante bien —le contestó—. Los hombres tienen que ser así, dulces.

—¿Dulces?, ¿como las naranjas? —-preguntó Urgh y se chupó el antebrazo
para investigar a qué sabía.

—No, no dulces así. Suaves.

—¿Como los conejos?

—¡No, Urgh! Suaves, así —Y acarició la mejilla peluda de su compañero
con el dorso de su mano.

Urgh se puso muy nervioso e instintivamente tanteó el suelo en busca de
su garrote.

Eigh se dio cuenta de estos movimientos e instintivamente le tomó la
mano y se la apoyó en su pecho. Los dos cavernícolas se miraron y se
sonrieron. Luego se fundieron y fue la primera vez que Urgh poseyó a una
hembra. Eigh por su parte, había disfrutado de esa miel de la que solo había
probado unas gotas cuando se despertaba de los garrotazos. Esa noche se fueron
a vivir a la misma cueva. Urgh se había convertido en el primer romántico.

Al otro día, Urgh, fascinado con su descubrimiento, no veía la hora
de seguir experimentando. Inventó nuevos regalos y conquistó a muchas
jovencitas del valle. Collares de diente de sable, bocadillos de mamut
y perfumes de distintas flores que no servían para comer. Su índice de
conquistas era tan superior al de sus amigos garroteros que pronto todos
empezaron a pedirle consejos. Ese día incluso se fueron a una aldea vecina
a probar sus técnicas. Urgh pasó de ser el primer romántico a ser el
primer casanova.

Volvió a su cueva muy entrada la noche, cansado y extasiado. Eigh lo
esperaba en la puerta con el garrote que él había dejado.

Publicado en Cosas que escribo | Etiquetado , | 2 comentarios

Lo que es mejor a orillas del Paraná que en París – Juan José Saer

A orillas del ParanáDe Papeles de trabajo 2.

Publicado en Cosas que leo | Etiquetado | 1 comentario

For writing real-world code, what you want is aggressive optimization, and access to libraries for up-to-the-minute solutions to real-world problems. For a course, what you want is a crystal-clear language that highlights the computer science ideas without hiding them in a cloud of syntax or library details.

Traducción libre: Para escribir código en el mundo real, lo que se necesita son optimizaciones agresivas y acceso a bibliotecas con las últimas soluciones a los problemas del mundo real. Para un curso, lo que se necesita es un lenguaje transparente como un cristal que muestre las ideas de las ciencias de la computación sin esconderlas en una nube de sintaxis o detalles de bibliotecas.

http://www.cs.berkeley.edu/~bh/proglang.html

Publicado el por Juanjo | 1 comentario

Terminé de leer Doctor Sueño

Anoche, terminé de leer la última novela de Stephen King. Me gustó mucho. Me acompañó todo enero y, por suerte, no era lo que esperaba.

Progreso de lectura

Un gráfico de avance de lectura generado por Goodreads. Podría ser mejor…

Cuando la recibí como regalo de Navidad, busqué algunas referencias y me desanimó que el género sea terror. No había leído (y ahora puedo decir que aún no leí) un libro de Stephen King de terror (supuestamente el género por el que es más conocido) y no estaba seguro de que me guste. Finalmente, luego de leerlo, puedo decir que Doctor Sueño no es un libro de terror: es una novela de aventura y fantasía (con niños psíquicos, vampiros telépatas, reuniones de Alcohólicos Anónimos y autocaravanas). Y la disfruté mucho.

Jpeg

Publicado en Cosas que leo | Etiquetado , | 3 comentarios

Twitter: Dejar de seguir a los que no me siguen

Para cierta cuenta de Twitter que administro, necesitaba dejar de seguir a todos los usuarios que no me seguían.

Busqué si había alguna web que diera el servicio y las que encontré (NotFollow y JustUnfollow) solo se limitaban a listar a quienes no te seguían y permitirte ir eliminándolos de a uno. Un chiste. (JustUnfollow te deja eliminar solo 50 usuarios por día si no te pasás a la cuenta premium, paga, o twitteas haciéndoles propaganda).

Tenía que eliminar a casi 2000 usuarios y no tenía ganas de que me diera tendinitis en el dedo índice derecho de tanto hacer click.

Como siempre, dada la herramienta correcta, un trabajo a primera vista tedioso o complicado puede resultar extremadamente fácil. Utilizando la librería Python Twitter Tools hice este script que, luego de la danza de OAuth para autenticarse en Twitter, consta de 7 líneas. Tomen community managers, se los regalo:

following = twitter.friends.ids()
followingIds = following['ids']
followers = twitter.followers.ids()
followersIds = followers['ids']
 
for id in followingIds:
    if id not in followersIds:
        twitter.friendships.destroy(user_id=id)

PS: para los amantes del code golfing, ahí va la versión en una línea:

[twitter.friendships.destroy(user_id=id) for id in twitter.friends.ids()['ids'] if id not in twitter.followers.ids()['ids']]

Nota: para dejar de seguir unos 1900 usuarios tardo una media hora en mi notebook.

Tarea para el lector: escribir un script para seguir a todos los seguidores que no estamos siguiendo.

Publicado en Aprendiendo Python | Etiquetado | 1 comentario

Este año voy a intentar usar goodreads

Goodreads: hace algunos años me registré, subí algunos libros, me frustré (porque siempre me faltaban subir libros) y no lo volví a usar. Este año voy a intentar usarlo. Veo que algunos “amigos de Internet” (TM) lo usan bastante. Está bueno para tener métricas de lo que uno lee. Supongo que también sirve para conocer nuevos libros, autores…

Mi objetivo para el año es leer 20 libros. Veremos… por supuesto, no es lo mismo un libro mío de cuentos de 60 páginas que uno de King de 600…

Esto es lo que estoy leyendo ahora: https://www.goodreads.com/review/list/4279427-juanjo-conti?shelf=currently-reading

Doctor Sueño

Publicado en Cosas que leo | Etiquetado | 6 comentarios

El mapa de Xolopes

Este es el mapa de la novela Xolopes:

Mapa de XolopesEste mapa fue generado automáticamente en base al contenido de la novela y aparece al final del libro.

Publicado en Cosas que escribo | Etiquetado | Deja un comentario

Libros que leí (o intenté leer) en la última parte de 2013

Me gusta llevar un registro de los libros que leo. A veces leo libros muy buenos y escribo un post para decirlo. Otras leo libros qe no me gustan tanto y olvido registrarlos… Estos son los libros que recuerdo que leí de septiembre de 2013 hasta hoy:

Publicado en Cosas que leo | Deja un comentario

Una foto por cada mes del 2013

PS: hice trampa. Un mes no tiene foto y el anterior tiene dos.

Publicado en Fotos | Deja un comentario

Xolopes #68

—¿A dónde va, buen hombre? —le habló con una voz dulce y seductora.

La mujer se encontraba sentada bajo un frondoso árbol que él no
conocía. Tenía cabellos largos y negros y una flor espinosa peinada entre ellos. Sus labios eran gruesos y su tez cobriza. Sus ojos eran negros y profundos y su belleza no tenía igual. Lo miró con firmeza y le extendió la mano.

El hombre, dócil, esclavo, falto de voluntad, caminó como hipnotizado hasta los brazos de la hermosa mujer que lo llamaba. Bajo la sombra de ese árbol lo acarició y lo besó. Luego empezó a desvestirlo. Incapaz de oponer cualquier resistencia frente a los favores que la mujer le proporcionaba, el hombre no se dio cuenta que la violencia del ritual iba en aumento. Las caricias se convirtieron en arañazos, pero las uñas clavadas en su carne le daban igual o más placer. Los besos se convirtieron en mordiscos, pero su excitación iba en aumento. Ninguno de los dos se podía contener y los gritos eran como de animales apareándose. La mujer lo mordía, pero él también hacía lo suyo. Podía sentir el sabor a sangre en su boca, transpiración, pelos. Garras, pezuñas, aullidos.

Este texto es parte de la novela Xolopes. En pre-venta en este blog.

Publicado en Cosas que escribo | Etiquetado | Deja un comentario

Xolopes #40

—Una mañana vimos un chancho corriendo por la playa, en paralelo a la línea del mar. Bueno, paralelo y línea son formas de decirle a las curvas en movimiento que va describiendo el agua sobre la arena. Es un movimiento oscilatorio, senoidal casi te podría decir. Es que soy profe de matemáticas y siempre estoy buscando nuevos ejemplos para los chicos. Bueno, te decía que una mañana vimos un chancho corriendo. Y atrás, no me lo vas a creer, blandiendo la hoja metálica de su cuchilla, el cocinero del hotel.

Este texto es parte de la novela Xolopes. En pre-venta en este blog.

Publicado en Cosas que escribo | Etiquetado | Comentarios desactivados

25

Después de una larga noche de trabajo, el viejo volvió a su casa, miró bajo el arbolito y no encontró ningún regalo. Arrastrando las pesadas botas negras caminó hasta el sillón y se dejó caer. Se sacó el gorro rojo y lo dejó sobre la mesita ratona. El pompón blanco colgaba.

Publicado en Cosas que escribo | Etiquetado | Comentarios desactivados